Blog

Super User

Super User

Comience realizando un pase de comba en cada salto y, una vez completada una serie previa, consiga que la cuerda pase por debaja de sus pies dos veces en cada salto; es importante en este gesto la coordinación de manos y pies.

De pie, salte hacia arriba y separe los pies y manos antes de tocar el suelo. Vuelva a la posición inicial realizando otro salto.

En una posición de flexión, con las manos en un banco, en la esterilla o en el suelo, traemos una pierna hacia tu pecho y luego al llevarla hacia tras, vas a traer la pierna contraria hasta tu pecho. Repite alternando cada pierna lo más rápido posible. 

De pie, sujetando carga adicional con ambas manos, mueva alternativamente los brazos en círculo, articulando hombro y codo en cada gesto; intente transferir el gesto al movimiento que haría con los brazos en el agua.

Túmbese sober un banco plano y sujete la barra con las manos a una distancia equivalente a la de los hombros. Descienda la carga en dirección al esternón a la vez que flexiona los codos cerca del tronco; impulse la carga sintiendo principalmente como la fuerza se ejerce desde la parte posterior del brazo. No doble la muñeca en ningun momento.

Coja dos mancuernas. Incline el torso hacia delante retrasando la cadera y manténgalo inmóvil. Levante los brazos a los lados hasta que las manos estén ligeramente por encima de los hombros. Las palmas deben mirar hacia el suelo. Acerque las mancuernas por delante para regresar a la posición inicial.

Apoye codos y antebrazos, separados a la anchura de los hombros y pies juntos boca abajo, dejando el resto del cuerpo sin contacto con el suelo. Tome impulso con sus piernas y eleve la cadera sin separar pies y brazos del suelo, formando una  v  invertida.

Túmbese boca arriba, con piernas y brazos extendidos. Realice un encogimiento abdominal combinado con una incorporación flexionando la cadera hasta que pies y manos se encuentran por encima.

Apoye codos y antebrazos, separados a la anchura de los hombros y pies juntos boca abajo, dejando el resto del cuerpo sin contacto con el suelo. Acerque una rodilla al codo sin variar la posición del resto del cuerpo. Regrese a la posición inicial y realice el mismo gesto con la pierna contraria.

Túmbese boca arriba con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies una contra otra, intenten mantener las rodillas cerca del suelo. Con los brazos por encima de los hombros, tome impulso para incorporarse hasta sentarse. Puede utilizar un refuerzo en la zona lumbar si lo considera necesario.

Página 2 de 8