Blog

Super User

Super User

Boca abajo, con los brazos paralelos y cerca del tronco, flexione codos y muñecas a la vez que adelanta el cuerpo sin perder la alineación del tronco. Una vez realice el fondo, reajuste la posición de los pies y manos para retroceder realizando una nueva flexo-extensión de brazos y muñecas.

Siéntese y apoye las palmas próximas a las caderas, con piernas rectas. Eleve cadera y piernas en esta posición, separándolas del suelo.

Apoye los pies y las manos boca arriba; separe del suelo tronco y cadera elevándolos del suelo. Desde esta posición, aproxime mano y pie contrario mediante una rotación de tronco controlada.

Apoye codos y antebrazos, separados a la anchura de los hombros y pies juntos boca abajo, dejando el resto del cuerpo sin contacto con el suelo. Desplace el cuerpo hacia delante y hacia atrás con abdomen, glúteo y espalda activados.

Salte hasta agarrar la barra de dominadas, y aproveche el impulso para realizar una dominada .

Túmbese boca abajo en el suelo, soportando el peso de su cuerpo con el apoyo de las manos y las rodillas. Las manos deben estar más separadas entre sí de la anchura de los hombros.  Baja el cuerpo hasta que el pecho casi toque el suelo. Mantenga el tronco inmóvil durante todo el ejercicio. Elévese hasta la posición inicial extendiendo los codos.

Sitúese frente al anclaje. Apoye los pies en una pared vertical,  sujete los estribos con ambas manos y mantenga el cuerpo alineado y separado del suelo. Acerque el cuerpo a los estribos flexionando los codos sin separarlos del tronco, vuelva a la posición inicial controlando  el gesto.

Agarre con ambas palmas orientadas hacia el frente y separadas al ancho de las caderas, Eleve el cuerpo hasta mantener el ombligo a la altura de la barra, doblando los codos sin abrirlos al subir.

Agarre la barra en pronación, con las manos a una distancia mayor que la anchura de los hombros.  Suba lentamente hasta que su barbilla esté por encima de la barra. Mantenga esta posición por un momento y baje lentamente hasta que los codos estén casi extendidos.

Túmbese boca abajo en el suelo, soportando el peso de su cuerpo con el apoyo de las manos y las puntas de los pies. Las manos deben estar más separadas entre sí de la anchura de los hombros, una de ellas más adelantada quela otra.  Baje el cuerpo hasta que el pecho casi toque el suelo, Mantenga el tronco inmóvil durante todo el ejercicio. Elévese hasta la posición inicial extendiendo los codos, tomando impulso y cambiando las manos de posición.

Página 3 de 8